Reseña de «El nombre del viento», de Patrick Rothfuss

«He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos.

»Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí».


Cronista, un escribano que se dedica a recopilar historias, llega un día a la posada Roca de Guía, con la intención de poner por escrito la historia de Kvothe, al que se le conoce como el Arcano o el Asesino de Reyes. Kote, el nombre con el que se hace llamar ahora, aceptará la propuesta. Narrará entonces sus memorias: su infancia en una troupe teatral, la trágica muerte de sus padres a manos de los Chandrian, la miseria que sufrió en las calles de Tarbean y sus primeros meses en la Universidad. Poco a poco iremos descubriendo su gran inteligencia, su talento innato para la magia, su gran sentido musical y su deseo de conocer el nombre del viento.

Pero esto tan solo es el principio de su historia.

Es posible que la sinopsis de este libro sea la mejor que haya visto nunca. De hecho, la razón por la que lo leí fue porque me picó tanto la curiosidad que no pude dejar de leerlo.

Kvothe se nos presenta al principio como un hombre huraño y reservado, pero entonces comienza a contar su historia y nuestra percepción cambia: descubrimos las duras dificultades que tuvo que pasar en su infancia, su entrada en la Universidad y sus primeros escarceos amorosos. Poco a poco vamos conociéndolo mejor, pero nunca lo suficiente. Al término de este libro todavía quedarán unos cuantos interrogantes, que se despejarán en las siguientes entregas de la saga.

Por el camino se encontrará a diversos personajes bastantes interesantes, como el misterioso profesor de nominación Elodin, el engreído Ambrose, o la esquiva Denna, y nos presentará también un sistema de magia muy complejo y variado: la simpatía o la sigaldría son algunas de las formas con las que los magos consiguen manipular los elementos. Aunque el más misterioso de todos ellos es la nominación, que se basa en el conocimiento del nombre de las cosas.

La única pega que le pongo a esta novela es que en cuanto parece que las cosas le van a ir bien a Kvothe, le pasa algo malo justo a continuación que tira por tierra sus planes, lo que acaba por volverse un poco repetitivo.

En definitiva, creo que la reputación que tiene esta novela está bien merecida. Es uno de las mejores obras de los últimos tiempos. En cuanto pueda me leeré la siguiente parte y también la traeré al blog, pero me llevará algún tiempo, porque estos libros son bastante largos.

Por cierto, me he estado planteando escribir un facfiction sobre esta saga, en la que contaría lo que yo creo que va a pasar en el tercer libro. ¿Os gustaría leerlo? Hacédmelo saber en los comentarios.

La semana que viene os traeré la reseña de Espadas en la niebla, de Fritz Leiber, la primera novela de Fafhrd y el Ratonero Gris.

Espero que os haya gustado y os animéis a leer El nombre del viento. Y los que ya lo habéis hecho, no dudéis en compartir vuestra opinión en los comentarios.

¡Hasta la próxima!

Un comentario sobre “Reseña de «El nombre del viento», de Patrick Rothfuss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s