«Encadenado a su enemigo»

Cinco años tuvieron que pasar para que Laugon pudiera volver a contemplar la luz del sol. El largo presidio en la cárcel de Selefaris había llegado a su fin tras un derrumbe de tierra, el cual le había proporcionado la oportunidad con la que él y sus compañeros de prisión siempre habían soñado.

Pero Laugon no estaba solo. Al otro extremo de la cadena que atenazaba su tobillo estaba el que sería su compañero en esta dura empresa. Una vez sus ojos se acostumbraron a la luz, pudo echarle un vistazo. Era un orco, y los orcos no eran del agrado de Laugon.

Juntos emprenderán un peligroso viaje a través de las hostiles tierras de los ejaris, y para llegar a su destino no les quedará más remedio que aprender a cooperar y superar sus prejuicios.

© Todos los derechos reservados


¿Os ha gustado? Cada día voy a compartir con vosotros una idea o proyecto en el que esté trabajando. Vuestro apoyo es muy importante, así que decidme en los comentarios qué os ha parecido. Si llegamos a 50 “Me gusta”, os traeré más contenido relacionado con Encadenado a su enemigo.

¡Hasta la próxima!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s